Blog

10 Tips para Rentar con un Compañero de Cuarto

10 Tips para Vivir con un Compañero de Cuarto

Si estás compartiendo una casa o departamento con un compañero de cuarto, asegúrate de compartir las mismas ideas sobre lo que significa vivir juntos.

Vivir solo ciertamente tiene sus ventajas, pero a veces es difícil costearlo. Tener un compañero de cuarto a menudo tiene mala reputación, pero también puede hacer que un lugar más grande y espacioso sea asequible si hay dos (o más) personas en el contrato de arrendamiento.

Si ya te decidiste a vivir con un compañero de cuarto, aquí hay 10 consejos para tener una convivencia armoniosa.

 

 

1. Sienta las bases desde un inicio

Ya sea que conozcas a tu compañero de cuarto durante toda tu vida o que simplemente sean cononidos, es importante establecer algunas reglas básicas para su arreglo de vivienda desde el principio. Todos tenemos diferentes necesidades y expectativas y es importante que se respeten los límites de los demás tanto como sea posible.

Algunos temas que quizás deseen abordar incluyen qué opinan de tener mascotas, y qué nivel de limpieza prefieren ambos. No puedes ser el compañero de habitación perfecto todo el tiempo, pero puedes tratar de honrar las preferencias de cada uno.

 

 

2. Conozcan su rutina y respétenla

Platiquen sobre qué tipo de horario tiene cada uno. Podría ser todo lo contrario al tuyo, por ejemplo, si ella está en la escuela o trabaja de noche y tú trabajas en un trabajo regular de 9 a 5.

Intenten tener en cuenta su horario de sueño y trabajo cuando quieran sacar la guitarra o poner música a todo volumen. No deberías tener que caminar sobre cáscaras de huevo cuando estés en casa, sino ser tan cortés como puedas y con suerte te devolverá el favor.

 

3. Decidan y designen los gastos

La parte más potencialmente polémica de vivir con otra persona es averiguar quién paga qué en alquiler, recibos y alimentos. Es importante establecer estos pagos lo antes posible para que nadie se sienta completamente agobiada y resentida.

Por lo general, los compañeros de cuarto dividirán el alquiler por la mitad. Pero si hay tres de ustedes o tienes el dormitorio principal, puede que no sea tan simple como una división 50/50. Una vez que determinen cuánto pagará cada persona, es importante establecer cómo pagará. ¿Su arrendador espera un cheque o transferencia electrónica o  aceptan pagos múltiples? Si se trata de un pago único, establezcan quién pagará al arrendador. También asegúrense de que los compañeros de cuarto aporten su renta de manera oportuna para que nadie quede debiendo.

Cuando se trata de recibos, determinen que todas estarán a nombre de una persona y luego dividan los montos, o haga que cada compañero de habitación sea responsable de un recibo diferente. Además, asegúrense de establecer algunas reglas básicas sobre los víveres. ¿La comida será comunitaria o cada uno comprará su súper por separado?

Cuanto antes establezcan las rutinas para la vida cotidiana, más feliz será su hogar.

 

4. Nunca uses sus cosas sin preguntar

Incluso si son increíblemente cercanos y se conocen desde hace años, aún así debes darle a tu compañero de cuarto la cortesía de preguntarle si puedes pedirle prestado su plancha, ropa o jabón de lavar.

Asumir que lo que sea de ella es tuyo es un gran error cuando se trata de vivir con otra persona. Puedes provenir de una familia donde compartir es sólo parte de la vida, pero esta práctica puede ser completamente ofensiva para tu compañero de cuarto. Siempre es mejor preguntar, por si acaso.

 

5. Designen un horario para las tareas domésticas

No hay nada peor que un compañero de cuarto que amontona platos sucios en el fregadero y espera a que alguien más los lave. Para evitar ser ese compañero de cuarto, establezcan un horario de labores a seguir. Tal vez siempre sea tu trabajo sacar la basura y la responsabilidad de tu compañero de cuarto regar las plantas.

Hagan lo que mejor les convenga y, en general, asegúrense de recoger y limpiar sus cosas. Así, será un hogar más feliz a largo plazo.

 

6. Sé cortés y respetuoso de las visitas del otro

Es natural que desees invitar a tus amigos a pasar el rato o ver una película, pero siempre debes consultar primero con tu compañero de cuarto. Esto es incluso cierto si comparten muchos amigos mutuos.

Definitivamente, debes evitar que tu compañera de cuarto vuelva a una casa llena de gente cuando todo lo que quiere hacer es relajarse y leer un libro. Si a tu compañera de cuarto no le gusta que invites amigos con tanta frecuencia, asegúrate de llegar a un acuerdo y promete que lo mantendrás para que no la molesten en su habitación.

 

7. Respeta el sueño de tu compañero de cuarto

No hace falta decirlo, pero asegúrate de no hacer ruido mientras tu compañero de cuarto está durmiendo. Si eres de los que se desvelan, pero tu compañero de cuarto se levanta temprano, ten en cuenta su horario de sueño y sé respetuoso al tener amigos o escuchar música o juegos a todo volumen.

La cortesía común es, una vez más, el nombre del juego cuando se trata de convivir con compañeros de cuarto.

 

8. Sé amigable

Puedes ser el compañero de cuarto perfecto en papel: sacas la basura, lavas los platos, te callas cuando necesitas callar. Pero ser un excelente compañero de cuarto también implica tener una buena relación con la persona con la que compartes tu hogar.

Cuando tu compañero de cuarto llegue a casa y haya tenido un mal día, ofrécete a escuchar sus quejas y abran una botella de vino o unas cervezas. Cuando sepas que ha tenido una semana estresante, ofrécele hacer de cenar o invítalo a cenar. Su hogar debe ser su espacio seguro, y la persona con la que vives debe contribuir a ese sentimiento.

 

9. Si vas a salir o llegar tarde, avisa

Cuando vives con alguien, siempre es una buena idea consultar con esa persona cuando sabes que no volverás a casa o si vas a llegar a casa particularmente tarde.

No sólo es bueno ser responsable, sino que si alguna vez resultaste herido o corriste peligro, tu compañero de cuarto sabría de inmediato que algo no está bien y podría notificar a tu familia si tuvieras algún problema.

 

10. Pasen tiempo juntos

Aunque tú y tu compañero de cuarto no son técnicamente familiares, son una unidad que vive junta bajo un mismo techo. Es importante para la armonía del hogar que te lleves bien para que puedas abrir las líneas de comunicación si alguna vez tienen un conflicto.

Establezcan algún horario desigando para ver la TV, algún partido de futbol o pedir comida juntos. A pesar de que puedan tener vidas separadas e intereses diferentes, no hay nada como conocer las aficiones y preferencias del otro. Así, podrás animarlo si su equipo gana… o pierde.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *